¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LOS CONTRATOS PREDOCTORALES?

 

¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LOS CONTRATOS PREDOCTORALES?

 

 

Foto asamblea

El reciente conflicto en torno al cambio de codificación de los contratos predoctorales ha sacado a la luz la situación cuando menos anómala en que se encuentran en general todos los contratos del personal investigador.

En esta ocasión intentaremos aclarar, aunque sólo sea un poco, la situación de los contratos predoctorales.

 

Hasta la Ley de la Ciencia de 2011 el personal investigador predoctoral se vinculaba a las universidades u otros centros de investigación con una figura mixta que en los dos primeros años tenía la consideración de beca y en los dos últimos era un contrato, en concreto un contrato en prácticas.

La Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, como reflejo de una intensa lucha llevada adelante por CCOO y la Federación de Jóvenes Investigadores, introdujo una significativa mejora en la consideración laboral de la etapa predoctoral con el llamado contrato predoctoral, de 4 años, cubriendo por lo tanto la totalidad de la etapa anterior al doctorado con un contrato de trabajo.

 

Curiosamente (o no tanto) este contrato predoctoral creado por la Ley de la Ciencia (art. 21) entró en vigor 6 meses después que el resto del articulado de esta ley, en concreto el 2 de junio de 2012.

Este retraso en la entrada en vigor, sólo del artículo 21 que regula el contrato predoctoral, tenía como objetivo permitir realizar una última convocatoria de becas-contratos, como efectivamente ocurrió. Así las convocatorias FPU y FPI de 2012 se publicaron antes del 2 de junio y, por lo tanto, se acogieron aún a la figura de la beca-contrato, aunque el resto de la Ley de la Ciencia ya estaba en vigor.

Como consecuencia, las primeras convocatorias de FPU y FPI a las que se aplica el art. 21 de la Ley de la Ciencia son del año 2013.

 

Desde el inicio estos contratos recibieron el código de la Seguridad Social correspondiente a los contratos temporales (401), con un subcódigo 9921 específico del contrato predoctoral (con la consideración de Relación laboral de carácter especial).

Desde el inicio las personas con contrato predoctoral que la solicitaron obtuvieron la tarjeta sanitaria europea que acredita como titular del derecho a la atención médica en el extranjero, tarjeta tan necesaria para el personal predoctoral que casi obligatoriamente tiene que realizar estancias en centros de investigación de otros países.

El primer aviso de que algo estaba pasando surgió cuando algunas de estas personas con contrato predoctoral intentaron obtener esa misma tarjeta sanitaria europea y se les contestó que no tenían derecho al ser su contrato en prácticas.

“¿Cómo que mi contrato es en prácticas?, ¿por qué yo no si a mi compañero (o compañera) que pidió la tarjeta sanitaria europea hace unos meses se la dieron?”

Y así se empezó a desvelar que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las universidades y el CSIC habían orquestado una macro-operación para cambiar el código a unos 10.000 contratos predoctorales en todo el Estado, quitándoles el código 401 que corresponde a los contratos temporales y sustituyéndolo por el código 420 de los contratos en prácticas.

Ninguna de estas instituciones, ni la Tesorería General de la Seguridad Social, ni las universidades (entre ellas la de Granada) ni el CSIC informaron de este cambio ni a las personas afectadas ni a los sindicatos y comités que las representan.

 

Una vez desvelado el cambio que se había producido, las primeras quejas de los afectados y afectadas quedaron sin atender, todas las administraciones implicadas contestaron que era un cambio sin consecuencias jurídicas.

Lo mismo ocurrió cuando CCOO planteó el problema en la Universidad de Granada, la respuesta de la UGR fue que el cambio no tenía importancia, o cuando CCOO lo planteó en Madrid ante las instituciones centrales de la Seguridad Social.

Pero el malestar cundía entre el personal predoctoral, CCOO de la UGR convocó la primera asamblea del colectivo, asistieron más de 100 personas, y a partir de ahí se organizó la Asamblea de Contratadas/os Predoctorales de Granada, que fue consiguiendo más y más eco.

Se organizaron asambleas en otras universidades, se consiguieron 70.000 firmas en Change.org, pero, sobre todo, se consiguió una amplia repercusión en los medios de comunicación.

La presión mediática ya es otra cosa, fue salir en la SER el portavoz de la Asamblea de Predoctorales de Granada y empezar a moverse la pesada maquinaria administrativa.

Primero hicieron declaraciones públicas repitiendo que no había ningún problema: tanto la CRUE como el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Pero el propio Ministerio de Empleo que dos días antes había afirmado que “no pasaba nada” emitió una nota de prensa declarando que había decidido revertir el cambio de código.

Esta presión mediática también dio lugar a que las dos “instituciones” implicadas en el cambio de código, Ministerio de Empleo y CRUE se echasen uno a otra la culpa de esa iniciativa.

Al final se ha sabido que fueron las universidades, más en concreto la CRUE (que no lo es lo mismo), la que movió los hilos para conseguir que se cambiase a los contratos predoctorales el código de contrato temporal (401) por el código de contrato en prácticas (420). Así lo ha reconocido la propia CRUE alegando la necesidad de subsanar unas supuestas “disfunciones” que nunca han explicado en qué consistían.

Como resultado de todo este movimiento en el momento actual podemos decir que el problema del cambio de código está en vías de solución una vez que la Seguridad Social ha publicado ya la resolución disponiendo la reversión del código, las actuaciones que debe realizar internamente y ordenando a universidades y CSIC que procedan al cambio de código en el marco de sus competencias.

Pero la cosa no queda aquí, resta resolver la gran pregunta: ¿tienen los contratos predoctorales derecho a indemnización por finalización de contrato?

Es ahora cuando la cuestión ha de resolverse pues empiezan a terminar los primeros contratos regidos por la Ley de la Ciencia.

La Asamblea de Contratadas/os Predoctorales de Granada y CCOO consideran que el personal con contrato predoctoral debe tener derecho a indemnización y por ello CCOO ha solicitado a la Rectora de la Universidad de Granada el reconocimiento de este derecho con carácter general, de tal manera que se acabe con la incertidumbre en que viven las personas cuyos contratos están terminando.

Esperamos que esta vez no sea necesario un nuevo movimiento mediático para encontrar una respuesta adecuada por parte de las administraciones.

 

Más información:

CRUE

· 21-2-2017: La CRUE declara que el cambio de código no tiene consecuencias jurídicas 

·  2-3-2017: La CRUE pide la supresión temporal del cambio de código de los contratos predoctorales

 

Ministerio de Empleo y Seguridad Social

·  1-3-2017: El Ministerio de Empleo declara que el cambio de código no tiene consecuencias jurídicas 

·  3-3-2017: El Ministerio de Empleo declara que revertirá el cambio de código  

· 15-3-2017: Instrucción de la Seguridad Social disponiendo la reversión del cambio de código 

Asamblea de Contratadas/os Predoctorales de Granada: su página se ha ampliado y ahora se denomina Dignidad investigadora 

Petición en Change.org 

 

 

Acceso a Revista El Dardo




Facebook

 

Afiliate

Formación

APP CCOO DE LA UGR

DESCARGAR APP CCOO DE LA UGR
Qr Code