Tendremos profesores sin sueldo en la Universidad de Granada


El Vicerrector de Ordenación Académica y la Comisión Académica proponen que personas externas a la UGR vengan a dar clase sin sueldo (y sin concurso).

El próximo Consejo de Gobierno, que se celebrará el 19 de julio, deberá aprobar o denegar el nombramiento como colaboradores extraordinarios de cuatro personas ajenas a la Universidad de Granada (El colaborador extraordinario es una persona que colabora en las tareas de docencia y/o investigación sin retribución. Para conocer con más exactitud la figura y sus requisitos, pinche aquí).

Dice la propuesta de la Comisión Académica que las actividades que actualmente desempeñan estas personas son:

  • “Bióloga en el ejercicio libre de la profesión”,

  • “Biólogo y administrador único de la empresa Gestión Técnica Medioambiental”,

  • “Investigador contratado CIBER Enfermedades Hepáticas y Digestivas”,

  • “Investigador contratado CIBER Enfermedades Hepáticas y Digestivas”,


Si el Consejo de Gobierno aprueba estos nombramientos, a partir del próximo viernes estas personas, sin haber ganado ningún concurso, se integrarán en el Plan de Ordenación Docente de la Universidad de Granada.

Es cierto que no cobrarán (aunque esto no mejora la cuestión), pero los méritos que acumulen les servirán en próximos concursos.

Esta medida supone un atentado contra los derechos de todas las personas que llevan años formándose para realizar carrera académica, que han conseguido sus méritos a través de procesos altamente competitivos, un verdadero peligro para sus posibilidades de incorporación a la UGR.


¿Por qué son estos nombramientos un peligro para quienes están haciendo carrera académica con becas o contratos de investigación?

  • Porque las personas que ahora sean nombradas colaboradores extraordinarios conseguirán un mérito altamente valorado en los concursos de la UGR (haber dado clase) sin haber participado en ningún proceso competitivo.

  • Porque, si se abre la vía de dar clase gratis, la UGR puede verse tentada de no sacar plazas con salario.

 

Estos nombramientos tampoco se justifican porque sean imprescindibles para cubrir necesidades docentes, puesto que las áreas en que se integrarán estas personas tienen unas cargas docentes bajas, algunas muy bajas, de las más bajas de la UGR:

  • Botánica (en el que se integrarán dos colaboradores extraordinarios): 18'2 créditos de docencia real por profesor o profesora;

  • Farmacología: 13'36 créditos de docencia real por profesor o profesora;

  • Bioquímica y Biología Molecular 2: 15'19 créditos de docencia real por profesor o profesora.


Por todas estas razones llamamos a los miembros del Consejo de Gobierno (que puedes consultar aquí) a no aprobar el nombramiento de estas personas como colaboradores extraordinarios:

- para no atentar contra los principios constitucionales de mérito y capacidad e igualdad en el acceso al empleo público;
- para no incurrir en la ilegalidad de tener a una persona trabajando sin salario.

En particular, consideramos que los numerosos catedráticos y profesores titulares de Derecho que tienen un puesto en el Consejo de Gobierno deberían analizar las decisiones que adoptan desde sus conocimientos jurídicos y no sólo desde sus posiciones políticas.

En otro caso, cuando estos casos lleguen a la Inspección de Trabajo tendrán que explicar por qué, en su docta opinión, no es ilegal en la UGR que alguien trabaje sin cobrar como lo es en cualquier empresa.


Acceso a Revista El Dardo




Facebook

 

Afiliate

Formación

APP CCOO DE LA UGR

DESCARGAR APP CCOO DE LA UGR
Qr Code